Limpieza Energética Vibracional Superior



La Radiónica es un método de mejora personal que utiliza dispositivos para interactuar con patrones de energía sutil. El campo de actuación de la Radiónica es muy amplio: Terapias holísticas, desarrollo personal, obtención de metas y objetivos. Limpieza energética para viviendas y negocios. Eliminar bloqueos en el cuerpo físico, astral, mental, sutil y eterico. Limpiar el aura. Regenerar coordinaciones entre cuerpos sutiles. Eliminar congestión en cuerpos sutiles. Eliminar sobre estimulación. Eliminar trabajos de cualquier tipo de magia oscura. Neutralización de radiación telúrica nociva, Incremento de la vitalidad, Equilibrio energético de espacios y lugares sociales. Incremento de la vitalidad y muchas cosas más.

Algunas de las funciones principales de la terapia con radiónica:

ALINEACION: De paz y amor en tu mente, armonía, autoestima, confianza, tranquilidad, bienestar.

ESTRÉS: todas las variaciones, estado emocional, calma, sedación, balance del ying y el yang

REMOCION: y expulsión de entidades del bajo astral, desbloqueos, interferencia psíquica, patrones autodestructivos, limpieza del alma

MEDITACION: con visualización creativa, calma, transformación espiritual, relax, equilibrando los hemisferios.

PROTECCION: fuerza divina, elevación espiritual al máximo del propio potencial.

La radiónica cumple funciones de sintonizar, canalizar, potenciar y emitir energía.
Transmite la esencia de una gema o la intencionalidad de un pensamiento. Se manejó correcto requiere de una sensibilidad especial, mente muy clara. Se trabaja siempre con la asistencia y autorización de guías y maestros espirituales.

Utilizando estos aparatos correctamente podemos configurar, potenciar, amplificar y emitir representaciones de pensamientos e ideas con el objetivo de conectar la realidad actual con la realidad buscada. Programar un objetivo a través de su configuración vibratoria y buscar la conexión con el estado actual. En definitiva: Interactuar con patrones de información con el objetivo de transformar el estado actual (del campo que nos interese en nuestras circunstancias) en el estado deseado.

Los instrumentos radiónicos pueden detectar, medir y emitir información de tipo energético o vibratorio. La teoría radiónica indica que de esta forma se pueden corregir desequilibrios o potenciar aspectos que necesitamos mejorar, amplificar o materializar. Empleada correctamente, la Radiónica nos permite configurar y modificar nuestra realidad hasta límites insospechados.

Los aparatos radiónicos se diseñan con el objetivo de servir de conexión entre la conciencia humana y las energías sutiles presentes en cualquier objeto, ser vivo, pensamiento o forma. Todo lo que existe o todo lo que podemos concebir puede ser simbolizado con un número, con una coordenada o con una representación del tipo que sea. Los aparatos radiónicos generalmente trabajan con números, palabras o frases, coordenadas establecidas con potenciómetros presentes en los propios aparatos o incluso gráficos a los que se les asigna un significado determinado. Por otra parte, los experimentos modernos sobre física cuántica apoyan la idea de que se puede interactuar con partículas físicas cuando hay un deseo deliberado por parte del investigador por modificar el estado de las mismas, lo que es el fundamento teórico de la radiónica. Es decir influir en el mundo físico a través de la energía del pensamiento o energías sutiles del mismo patrón vibratorio.

Los aparatos radiónicos se diseñan con el objetivo de servir de conexión entre la conciencia humana y las energías sutiles presentes en cualquier objeto, ser vivo, pensamiento o forma. Esta energía vibratoria es el sello de identidad o energético que diferencia a unas cosas u otras. Se puede modificar un patrón energético desvirtuado para devolverlo a la normalidad. Entendiendo que el patrón energético es previo a la materia, su modificación debe conllevar una consecuencia física o material.

Pero la radiónica es mucho más que eso. Permite amplificar hasta límites extraordinarios el poder de la intención y los resultados de las visualizaciones de objetivos. La teoría radiónica defiende que al igual que pueden utilizarse sus principios para mejorar el estado de una persona, también es posible conectar con las vibraciones de las realidades que deseamos manifestar. Deseos positivos de todo tipo formulados en la mente del operador y a través de su aparato radiónico.

Dependiendo del tipo del dispositivo usado se puede potenciar en mayor o menor medida la conexión con el objetivo marcado; sea desarrollo interior, mejora de capacidades, tratamientos vibracionales de enfermedades, solución de problemas personales, objetivos empresariales y económicos y un larguísimo etc.

Los operadores radiónicos también utilizan sus dispositivos con el objetivo de modificar o mejorar sabores, transmitir a nivel vibracional propiedades y mensajes a líquidos y alimentos, además de un larguísimo y apasionante etc.

Permite amplificar hasta límites extraordinarios el poder de la intención y los resultados de las visualizaciones de objetivos.

Los aparatos radiónicos han sido calificados por muchos como “máquinas de los deseos” de forma coloquial, aunque su objetivo real es mucho más amplio y serio: Ayudar a mejorar las condiciones de todo tipo que pueden afectar a las personas.

Una vez más: Hablamos siempre a nivel vibracional. Se pueden establecer programas para ayudar a una persona a mejorar o tratar sus dolencias, interactuando en campos sutiles de la morfología humana. También en el ámbito animal o vegetal. Los resultados obtenidos suelen ser espectaculares. Muchas personas encuentran en la radiónica la solución que no han encontrado en otro lugar ni por otros medios.

Las máquinas radiónicas pueden llegar a actuar en muchas ocasiones como una especie de amplificador psíquico de la capacidad inconsciente de percepción de las energías de las personas que operan con estos aparatos. Dicha capacidad amplificadora de los aparatos radiónicos permite a los terapeutas realizar diagnósticos muy precisos de las enfermedades (a nivel energético) que aquejan a un paciente sin siguiera haberle realizado una exploración física previa. Es posible hacerlo a distancia utilizando una muestra de la persona (sangre, saliva, cabellos) o incluso una fotografía. 

En este sentido, la Radiónica parece valerse de la llamada “conexión universal o Matrix” sobre la que teorizan muchos científicos modernos. Precisar que los aparatos radiónicos pueden amplificar las habilidades de curación psíquica innatas de una persona. También son capaces de transmitir vibraciones o energías muy específicas a alguien que sufre una dolencia con una eficacia asombrosa. Incluso aunque la persona se encuentre a miles de kilómetros de distancia o en el lado opuesto del globo terrestre.

Además de la limpieza con radiónica, trabajamos en conjunto con la terapia de Reconexión con nuestro Yo Superior, para limpiar todo aquello que no nos pertenezca.